martes, 12 de julio de 2011

Venecia

La luz.

¿Por qué es tan diferente la luz de Venecia? En Lisboa es brillante, alegre, vital. En París es estimulante y un poco decadente, como la propia ciudad. En Londres la luz es casi un milagro. En Venecia, la luz no es luz. Es color, calidez, puro arte.





Cuando llega el atardecer, el sol adquiere las mismas tonalidades que en cualquier otra ciudad mediterránea, pero la peculiar arquitectura de la ciudad hace que los colores parezcan pintados sobre los edificios. Los ladrillos del palacio Ducal se vuelven rosáceos y luego anaranjados, y la combinación de estos tonos tan cálidos con el azul del agua y del cielo crea un conjunto difícil de describir.

La primera vez que fui a Venecia ya conocía las pinturas de la escuela veneciana, y siempre creí que el peculiar colorido utilizado por los artistas de la época era sólo una cuestión de estilo que los diferenciaba del resto. Ahora sé que no es así. Pintaban la ciudad tal y como la veían. No la idealizaban ni la pintaban con colores maravillosos para embellecerla. La pintaban tal y como es.


Me imagino a un caballero de los de entonces transportado a nuestra época, caminando por las calles que un día conoció tan bien. Asombrándose ante la extraña indumentaria de los muchísimos turistas que llenan la ciudad y el desparpajo de las mujeres que caminan en pantalón o falda corta. Entristecido al mirar los edificios estropeados por la humedad, cada año un poco más hundidos y torcidos. Preocupado pensando qué ha sido de aquella magnificencia que conoció y que hoy es un cúmulo de tenderetes y tiendas orientales de falsificaciones venecianas. Y cuando empieza a creer que se ha equivocado y que el lugar que visita no es real, que no es el lugar en el que vivió hace tanto tiempo, ocurre el milagro. Llega el atardecer. La ciudad se envuelve en tonalidades misteriosas y sugerentes y el caballero piensa. "No me he equivocado. Es Venecia. Estoy en casa." Y sonríe, feliz.

11 comentarios:

chema dijo...

qué descripción tan bonita has hecho de venecia. es una ciudad única. tal vez la luz se deba a que el reflejo del agua multiplica su efecto, pero debe ser algo más que eso...
me encantaría visitar venecia. bueno, y muchas ciudades de italia, país donde he estado alguna vez, pero muy poco.

Inma dijo...

Maravillosa entrada, de verdad. La última vez que estuve en Venecia la luz era radiante, parecía Marbella ¡qué desilusión más grande! Venecia no es Venecia sin esa melancolía que veo, tú sabes apreciar mejor que yo.

cloti dijo...

Preciosas palabras, wapa. A mi tambien me desilusiono un poco el turisteo aunque reconozco que nos enamoro totalmente.
Perdoname pero no se donde estan las tildes.
Bssss
Cloti

Shirat dijo...

Chema, espero que alguna vez puedas visitar Venecia. Merece la pena.

Inma, Cloti, es verdad que hay muchísimo turista, pero hay que intentar ver lo que hay debajo de todo eso. Visité la ciudad en abril del año pasado y espero volver más veces, por eso digo "la primera vez que fui a Venecia". Es una especie de frase mágica para poder volver. La próxima vez que vaya espero verla en invierno. Quiero ver esa luz en otra época del año.

En lo del turisteo estoy de acuerdo con vosotras, pero por eso he esperado tanto para hacer la entrada. Con el paso del tiempo uno acaba olvidándose de los turistas, las compañías aéreas y demás contratiempos de los viajes y sólo queda lo que de verdad importa. Si hubiera escrito esta entrada en su momento, habría sido diferente, por eso he decidido hablar de las ciudades que me gustan en plan retrospectivo. Estoy muy nostágica, me temo.

Shirat dijo...

Y gracias por vuestras palabras, chicos. Me alegro de que os haya gustado.

Susana dijo...

Que bien escribes!!! Me ha encantado esta entrada!!! Y que envidia haber estado en Venecia. Queda en mi super lista de ciudades pendientes de conocer

Geno dijo...

Estuve en Venecia hace muchos años y me gustó aunque me impactaron más otras ciudades que visité. Pero tal y como la presentas en tu post apetece volver y es que yo no la pillé tan soleada y con esos colores, que también puede influir.

Shirat dijo...

Susana, Venecia es una ciudad preciosa y mágica. Seguro que te gustará. Me alegro de que te haya gustado la entrada.

Geno, ver Venecia con sol es una maravilla, pero yo quiero volver en invierno porque estoy convencida de que tendrá otros colores igualmente atractivos.

Además, Venecia tiene algo que la hace verdaderamente especial y la distingue de todas las demás ciudades que hayáis visitado. ¿Adivináis qué es? Venga, os lo digo. No se oye el ruido del tráfico. No hay coches, ni autobuses... ni siquiera bicicletas. ¿Podéis imaginar una ciudad TOTALMENTE peatonal? Y digo totalmente porque ni siquiera hay horarios de carga y descarga. No hay nada de nada.Pasear por la noche y escuchar sólo tus pasos y los de otros paseantes es un verdadero lujo. Los colores de Venecia son los mismos que tenía hace cuatro siglos, pero me temo que el sonido de Venecia tampoco ha cambiado. ¿Qué otra ciudad puede presumir de eso?

Geno dijo...

Yo la vi en un día nublado y da un poquito de sensación de tristeza, la verdad aunque claro, mi percepción de aquella época (hace un porrón de años) y la de ahora seguro que es bastante distinta, jejeje
Y sí, es cierto lo que dices de la ausencia de tráfico, es algo extraño pero agradablemente extraño

COILET dijo...

Leyendo tu entrada me entran aún más ganas de conocer esta preciosa ciudad.... ainsss qué envidia...
Disfruta del verano!

Shirat dijo...

Ojalá puedas ir y disfrutes tanto como yo.

Un besito, Coilet!

 
Como decía Scarlett:. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino