lunes, 6 de junio de 2011

Limpieza de armarios

Cada cierto tiempo me gusta hacer una limpieza de armarios. Tarea típicamente femenina que los hombres no comprenden porque ellos rara vez conservan algo. En el fondo me dan envidia. Los hombres. Tienen lo que necesitan y se deshacen de todo lo demás.


En fin. La cuestión es que ayer por la tarde comencé empezando por la ropa ("comencé empezando"... ¿está bien dicho?). Tengo abrigos y pantalones de hace una década. ¿Por qué? Pues porque en su día me gustaban mucho y como me siguen quedando bien y están en buen estado los conservo con la esperanza de que vuelvan a ponerse de moda. Sin embargo debo ser realista. Si algún día vuelven a ponerse de moda quizá hayan pasado otros diez años más, y entonces... ¿tendré edad para ponerme según qué cosas? Me temo que no. Así que he comenzado la operación de limpieza. Con todo el dolor de mi corazón, pero hay que desprenderse de cosas.


Pensaba colgar una foto de mis armarios abiertos para que se aprecie el desaguisado, pero después de hacerlas me he sentido mal. Me da pudor. Es como si me mostrara desnuda delante de todos. No, no, no. Deciros que son grandes y hermosos, eso sí. Los armarios. Y ése es el problema. Que cuando tienes sitio de sobra acumulas sin miedo porque todo te cabe, y cuando quieres darte cuenta resulta que te encuentras en paños menores delante de un armario de tres metros lleno de trapos y vas y dices:


-¡No tengo nada que ponerme!


Esa soy yo. Dos armarios empotrados hasta el techo, uno de metro y medio en mi cuarto y otro de tres metros en el pasillo. Los dos llenos hasta arriba de todo tipo de prendas, pero luego resulta que no tengo nada que ponerme porque mi vestuario es de tiempos de la guerra civil. La guerra civil americana.


Ejemplo práctico. Acabo de contar ocho pantalones de vaquero. Uno de ellos blanco, otro negro y el resto (seis) azules de diferentes tonos y lavados. Un delirio. De todos ellos sólo uso el negro y dos de los azules. El resto los conservo "por si acaso". ¿Por si acaso qué? Pues no sé. Están viejos. Por si tengo que pintar la casa (improbable, porque prefiero un chandal viejo, también tengo varios). Por si voy al campo (más improbable aún, voy poquísimo y prefiero un chandal viejo, no sé si lo he dicho ya, pero tengo varios). O sea. De mis ocho pantalones de vaquero, creo que me voy a quedar con los tres que uso y el blanco por si acaso. Ya estamos. ¿Por si acaso qué? Amaia, contrólate. Esto es una operación limpieza, no una operación rescate.


Y así con todo. Ayer por la tarde me dediqué a probarme ropa y ver realmente qué puedo ponerme y qué no. Agotada estoy. De momento voy a librarme de mi colección de vaqueros trasnochados, unas sandalias azules de hace la tira de años que están horrorosas (¿por qué las he guardado tanto tiempo?), una parka que a fuerza de lavarla ya no abriga y un pantalón que en vez de pata de elefante parece que tiene pata de mamut de lo anticuado que está.


Seguiremos informando. Si sigo viva, claro. Porque cuando acabe con la ropa y los zapatos me voy a poner con los libros y los papelotes. Eso sí que va a ser una risa.

12 comentarios:

foroesther dijo...

shirat, me alegro de que hayas actualizado tu blog!
yo, a pesar de ser hombre, sí que guardo muchas cosas y me cuesta desprenderme de ellas. libros de todos los tipos, apuntes del colegio y de la universidad, revistas...
en cambio, en el aspecto de la ropa, mi personalidad es marcadamente masculina. tengo la ropa justa para no ir vestido siempre igual. únicamente es con la ropa de verano con lo que me hace ilusión comprarme cosas nuevas cada año.
ánimo con la tarea de ordenar y, según proceda, desprenderte de cosas. la verdad es que es una terapia, porque te pones delante de cosas que te traen "tantos recuerdos, unos malos, otros buenos", citando a la cantautora cecilia. pero después de haber acabado, te sentirás mucho mejor.
~chema

Shirat dijo...

Chema, tengo muchos problemas para comentar en vuestros blogs. Ayer conseguí dejar un comentario en el de Inma, pero la verdad es que blogger está muy flojo últimamente. Contigo también tengo problemas para dejarte comentarios. A ver si se soluciona.

Lo de la limpieza está resultando un rollo, pero estoy de acuerdo en que muchas cosas te traen recuerdos. Preveo algunos posts contando historias sobre determinadas prendas que marcaron mi vida (y por eso siguen en el armario, claro...) pero la buena noticia es que así podré comprarme cositas nuevas para volver a llenarlos. :))

La verdad es que este año voy a hacer algo que no he hecho nunca: arrasar en las rebajas. Me hace falta mimarme un poco, ha sido un invierno particularmente largo y triste y quiero regalarme algo.

cloti dijo...

Nunca hago eso de limpiar los armarios porque lo tengo todo a mano, invierno y verano. Lo que sí decidí hace mucho tiempo es que si me ponía algo y no me gustaba cómo me quedaba, salía volando por el hueco de la escalera. Así no acumulo y lo que tengo me lo pongo... es que soy muy caprichosa con lo de no repetir modelito o combinación.
Te hemos echado de menos.
Bsssssssss
Clotio

Rossetti dijo...

Una vez leí un truco en una revista, y desde que lo hago me va bastante bien. Al finalizar la temporada, hago un recuento de las prendas que NO me he puesto ni una sola vez (a ver, las de diario, que los vestidos de fiesta van aparte). Y las escogidas las dono o me deshago de ellas. Sólo guardo aquellas que tienen algún valor sentimental, que van a una caja especial. Parece una tontería, pero a la larga me ahorra trabajo y disgustos...

Geno dijo...

Pues yo también soy de las que guardo "por si acaso" y de hecho llevo unos días mirando las perchas con los pantalones y me pasa ma´s o menos como a ti, tengo unos cuantos y me pongo menos de la mitad (a ver si termino haciendo como tú y me libro de los que me sobran XDD)
Por cierto, me alegra ver tu blog actualizado XD

Shirat dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Qué bien que sigáis ahí.

Geno, he tenido muchos problemas para publicar en tu blog. Esto de blogger va fatal. Ya contaré cómo sigo con la limpieza. Este finde continuaré con ello.

Chema, el post que ha salido hace unos minutos era el comienzo de otro más largo como tú bien has dicho. Me he dado cuenta de milagro al ver vuestros comentarios, menos mal que lo he quitado porque quedaba muy rarito y podía dar lugar a interpretaciones de todo tipo. En vez de darle a la tecla de guardar le he dado a publicar. Fallo mío. Ya saldrá a su debido tiempo.

Shirat dijo...

Rosetti, tu sistema es buenísimo. Aunque a mí el que me gusta es el de Cloti. Por lo de no repetir modelito.

Esperad al post de zapatos y bolsos. Me canso sólo de pensar en todas las fotos que tengo que sacar.

Lucía dijo...

Yo antes guardaba cosas que no me ponía para "por si acaso", pero eso "acaso" no llegaba nunca. Asi que llevo ya dos años que cuando cambio la ropa de temporada, tiro lo que no me pongo.
A los niños en sus habitaciones les puse armarios bien grandes y tienen a mano toda la ropa de verano e invierno. Eso es un descanso.

Candela. dijo...

en eso estoy yo, aunque mi caso es que... tengo ropa sin estrenar, con las etiquetas puestas. Ropas que, en un ataque de calor cuando voy a cadiz en verano compro... y que luego aqui no me puedo poner porque son demasiado veraniegas... osea... Y ropa que se me arruga, y por no ponerme a planchar (ah, ya plancharé la semana que viene), siempre queda ahi... sin planchar. Asi tengo ropa de trabajo, ropa de salir... uff... que pereza me esta dando...

Inma dijo...

Es mi hobby. Eso de vaciar un armario y hacer montones, el de regalar, el que va al trastero, el que paso a mi hija...¡me chifla!
Y después de limpiar el polvo y colocarlo todo me paso varios minutos disfrutando del paisaje.
Me encanta ver mi ropa ordenada y el armario sin nada que sobre ni que falte, Ese equilibrio tan difícil de conseguir. Los vestidos en un lado, después los pantalones, las faldas, las blusas de manga corta , las de manga larga y al final las chaquetas y cazadoras..
Pero conseguir que mis hijos lo hagan es otro cantar. Suelo amenazarlos en navidad con eso de "para que entren cosas nuevas antes deben salir las viejas"..y ellos ponen caritas a mis espaldas jaja
Si en casa de una amiga veo que lo tiene todo mezclado, ropa vieja, arrugada o sucia siempre me ofrezco a ordenarlo y sólo una vez me han dejado :)

Ayana Marlo dijo...

Hola Chicas, os cuento mi secreto, cuando hago limpieza de armario, siempre encuentro con ropa que aunque está como nueva no la uso.

Con toda esa ropa de segunda mano,que antes acumulaba en cajas o la tiraba a contenedores, que no sabia muy bien el destino, ahora la vendo en la tienda Mil Modelitos, donde venden y compran ropa usada que esté como nueva.

Y gano dinero.

Su web es http://www.milmodelitos.com/vender-ropa-usada.html

Mil Modelitos Ropa Segunda Mano dijo...

Hola las tiendas Mil Modelitos de Ropa de segunda mano son la mejor opción en Madrid para vender toda la ropa que no usas.
Ahora con 2 nuevas tiendas en Calle Hilarión Eslava 24 y Calle Tucán 48

 
Como decía Scarlett:. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino