miércoles, 24 de noviembre de 2010

Noviembre

Noviembre es mi mes negro desde hace unos tres años. Podría decir que es mi mes crítico. Me siento especialmente cansada y me cuesta mucho mantener el ritmo diario. El año pasado por estas fechas necesité unos días de baja para poder llegar medio viva hasta las vacaciones de navidad.

Hace unos meses me recomendaron en la farmacia unos complementos vitamínicos. Hay que tomarlos por la mañana y por la noche. No tienen efectos secundarios y parece que aportan ese "plus" de energía que me suele faltar la mayor parte del tiempo. Digo "parece" porque no sé si de verdad hacen efecto o el hecho de tomarlos me hace sentirme mejor. El famoso efecto placebo. En cualquier caso, parece que este noviembre no ha sido tan terrible como otros y me mantengo en pie.

De todas formas, debo reconocer que este noviembre sí que he pasado una crisis, pero de otro tipo. Será la crisis de los cuarenta (aunque yo todavía tengo 37), pero la verdad es que me estoy replanteando mi vida y lo que quiero hacer con ella. Laboralmente no me encuentro bien y tengo motivos para pensar que mis condiciones de trabajo puedan ser la causa de mi cansancio, y no el síndrome de fatiga crónica. Es algo que he comentado con mi médico y que no podemos descartar, pero tampoco quiero cambiar de empleo sin estar segura de lo que hago. Y menos en los tiempos que corren.

Necesito unos días de calma para pensar fríamente y analizar lo que tengo, lo que quiero y lo que puedo permitirme. Desde luego, ahora mismo es impensable. Esta semana empiezo los exámenes y estaré todo el puente de diciembre rellenando informes de notas, así que hasta que llegue la navidad no me planteo sentarme a reflexionar seriamente.

Lo que pretendo con esta entrada es simplemente hacerme reflexionar sobre cómo es y ha sido mi vida y hasta qué punto mi forma de vivir y trabajar está afectando a mi salud, y no al revés.

Resumiendo: ¿vivo mal porque estoy cansada o estoy cansada porque vivo mal?

9 comentarios:

Susana dijo...

Qué alegría volver a leerte!! Ciértamente Noviembre es un mes dificl, pero pienso que no sólo para tí. Es un mes de mal tiempo que nos pone melancólicos, tristes o incluso furiosos... jejeje. Ya se nos han acabado las pilas recargadas en el verano y aún falta para la Navidad.
Creo que es positivo que realizaces esa reflexión, aunque si me lo permites yo te diría que no tomaras ninguna decisión en este tiempo.
Espera a la primavera o el verano, vamos que no te influya ningún agente externo a la hora de tomar una decisión tan importante.
Besucos

Shirat dijo...

¡Hola Susana!
La verdad es que llevo muchos años descontenta con mi trabajo por muchos y variados motivos: métodos pedagógicos, ratio alumno/profesor, objetivos a largo plazo, material del aula (más bien falta de material), características del edificio que no facilitan la enseñanza, relación con compañeros y jefa... y también por motivos de contrato. Siempre me digo que hay que tomar una decisión, pero estoy fija y esa seguridad ha hecho que siga aguantando. De todas formas, creo que parte de mi actual estado de salud y de nervios viene directamente del trabajo, así que tengo que pensar muy bien qué hago y en caso de seguir donde estoy, cómo afronto las situaciones que se dan todos los días.

En fin, no me enrollo. Gracias por pasarte por aquí, Susana.
Un abrazo

Geno dijo...

Noviembre, el otoño y la época post veraniega en general suele ser bastante dura para la mayoría de la gente. Desde luego que si estás descontenta en tu trabajo eso también te influye en el resto de tu vida pero piénsate bien el cambiio porque la cosa está muy malita.
Por lo demás espero que te encuentres mejor y me alegro mucho de verte de nuevo por aquí

chema dijo...

hola shirat, me alegro de que retomes tu blog!
estoy de acuerdo con susana, en esta época tiende a bajar el ánimo, seguramente debido a que las temperaturas bajan y los días acortan...
tal vez podrías buscar alguna posibilidad de mejorar, pero pensando que si no sale siempre tienes la seguridad de tu actual empleo. eso te podría dar cierta ilusión. en la vida a veces es bueno tener un objetivo, algo a lo que dirigirse... eso sí, te diría que te escucharas sólo a ti misma. el psicólogo no debe influir en tus decisiones, su cometido es ayudarte a llevar lo mejor posible tus días... al menos es así como yo lo veo.
besos y ánimo!! que me tenías preocupado con tu ausencia...

chema dijo...

quería decir el médico, no el psicólogo, perdón. :( mejor que sea un médico, francamente, esos sí saben de algo.

Candela. dijo...

Vaya, sí que estás de bajón. Creo que a veces es bueno replantearse la vida y analizar lo que queremos, lo que tenemos y lo que necesitamos, no necesariamente por este mismo orden, claro. A veces simplemente es necesario para no caer en la rutina y los cambios a veces son necesarios.
Reflexiona, date tiempo y estudia las posiblilidades. Pero tomatelo con calma.

cloti dijo...

Hola, wapa. ¡Cuánto tiempo! Estoy de acuerdo con todos los que te aconsejan que reflexiones muy bien antes de tomar ninguna decisión y no lo estoy con lo que noviembre sea un mal mes. Es mi favorito porque las calles se llenan de hojas preciosas amarillas, rojas y marrones. Sales a la calles abrigadita y se te queda la cara helada, así que te da un subidón estupendo porque no te amuerma. Como se hace de noche pronto, las tardes libres son para estar en casa acurrucuda cosiendo o leyendo, o para ver una peli...
Lo mismo te podría decir de los otros once meses, que son mis favoritos cuando intento buscarles lo bueno.
Y lo mismo también con el trabajo, hay que buscar el lado positivo, pruébalo.
Y vuelve pronto.
Bsssssssss
Cloti

BLAS dijo...

Me alegra volver a verte por aquí, aunque sea con un bajonazo del copón. El mes de Noviempre es pésimo, o al menos los últimos meses a mi en general me están pareciendo pésimos, pero también son las circunstáncias de cada uno, ¿verdad? Dentro de poco cambiamos de año, a ver si el que viene es más tranquilo, o al menos más estable para todos.

Un besote, guapa.

Shirat dijo...

Mmmmm...

Chicas, mi bajón no tiene que ver con el clima ni nada de eso. En noviembre suelo tener una crisis o brote o como le queráis llamar relacionado con mi enfermedad, y por eso suele ser un mes duro.

La cuestión es que me estoy planteando si la razón de mi cansancio no serán mis pésimas condiciones laborales y no una enfermedad fantasma que no terminan de diagnosticarme de manera fiable.

Cloti, a mí también me encanta el frío. Me da vidilla, como a ti. Lo de mirar el lado positivo también lo suelo hacer, pero es que mi trabajo no tiene ahora mismo nada positivo. Tengo 140 alumnos en grupos masificados (algunos niños reciben clase sentados de espaldas a la pizarra), no tengo recreos ni descansos, doy cinco horas de clase seguidas sin parar ni para ir al baño. Entre mis compañeros hay camarillas, mi jefa tiene un carácter difícil (por decirlo de manera amable), no hay un proyecto docente interesante, el centro no está insonorizado (trabajo con un grupo de saxofones tocando a todo volumen en la clase de al lado, a veces mis alumnos no pueden ni oírme). Esto es así desde hace cinco años. La novedad de este curso es que nos han bajado los sueldos y además me quedaré sin paga extra de navidad.

No sigo para no dar más pena.

En fin. Gracias a todos por vuestro apoyo. Seguiremos informando.

 
Como decía Scarlett:. Design by Exotic Mommie. Illustraion By DaPino